miércoles, 30 de marzo de 2016

TANGAS: A LA VISTA DE UN HOMBRE SEXY

Es natural que al pensar en ropa interior sexy, se piense en las mujeres y la visión de sus atributos por medio de este tipo de prenda. Sin lugar a dudas, una mujer se ve sumamente atractiva y sensual con una pieza de vestimenta íntima que haga que sus atributos se destaquen.

Además, los diseños femeninos permiten una gran cantidad de accesorios como encajes, transparencias, lazos y otros, que hacen de la ropa interior una aliada para abrir el apetito sexual.

Probablemente, dentro de este tipo de vestimenta, lo primero que se piensa es en una pieza de tela minúscula que insinúe parte de los genitales, destaque las caderas y exponga las nalgas. Por ello, los Tangas son la prenda ideal para lograr estos objetivos. Ahora bien, entiendes que una mujer pueda verse sexy con esta prenda, pero piensas que, un hombre, también, podría ser muy atractivo con ella. Por esto, has decido comprar una de estas prendas íntimas, bien para ti si eres hombre o para tu pareja si eres mujer.



TANGAS PARA HOMBRES. ¿CÓMO ESCOGERLO?

Estás decidido a comprarte un tanga o estás decida a hacer que tu amante use uno. Pues, sería bueno conocer algunos detalles que ayuden a escoger el tanga ideal para el hombre ideal.



Así que, aquí algunos consejos que has de tomar en cuenta para lograr que los Tangas sean la prenda que despierte las pasiones desde el cuerpo varonil.

  • Materiales. Usar una prenda de este tipo puede ser incomoda en las primeras postura. Por ello, recomendamos que la prenda esté fabricada en PVC o cuero, para una mejor adaptación al cuerpo y al roce con la piel.
  • Color. La idea es que la prenda cumpla una función erótica. Por ello, recomendamos el color negro o algunos de esos diseños donde la bolsa del paquete tiene tonos brillantes.
  • Estilo. Entendemos de nuevo que la idea es despertar las pasiones. Por ello, dentro de la decenas de diseños que puedes encontrar en las tiendas eróticas, te recomendamos aquellos que solo cubren el paquete, insinuando todo sus dimensiones, dejando al descubierto las nalgas en su totalidad.

Estos son los tres puntos básicos a considerar. Entendiendo que se deben cumplir dos cosas: que la pieza muestren un aspecto sexy y provocativo, y qué el hombre se sienta cómodo al usarlos.